¿Te ayudamos? +34 965 80 49 27
0 elementos English EN German DE Spanish ES
Seleccionar página

Ya sea en clase, tu trabajo o algún comercio, habrás oído hablar de algo llamado julio (o joule). Este concepto, relacionado con las ciencias físicas, es la unidad estándar de medición de energía que se utiliza en todo el mundo. Fue descubierto por el inglés James Prescott Joule (1818-1889) tras una serie de experimentos, y de esa investigación también surgió la teoría del efecto Joule: nos referimos así a la energía calórica desprendida por los electrones al moverse por un circuito y chocar con otras partículas.

La Ley de Joule nos interesa porque juega un papel importantísimo en el aprovechamiento de la corriente eléctrica. ¡La famosa eficiencia energética! Ha de tenerse en cuenta porque dependiendo de las características de la luminaria o bombilla (material conductor, resistencia…) obtendremos más energía eléctrica que calórica o viceversa. En este caso nos conviene más lo primero, porque solo la electricidad pasará a convertirse en luz. Si el objetivo es iluminar una estancia, el calor es una pérdida que pagaremos de igual manera y debemos minimizar.

Es probable que te preguntes si en invierno debemos preocuparnos por este detalle menos que en verano. El calor generado por una bombilla normal no es suficiente para caldear una habitación entera. Las que más proporcionan son las infrarrojas, utilizadas para cuidado de mascotas y bebés prematuros, secado de manicura o rehabilitación terapéutica porque la apertura del foco es reducida y la luz caldea un punto concreto. Además, consumen mucho para lo poco que generan. Así pues, lo mejor para dotar un espacio de la temperatura ideal es una estufa o un calefactor.

Otra duda muy frecuente entre los inexpertos se refiere al tipo de bombilla con mejor eficiencia energética. Si has leído alguna de nuestras anteriores entradas, habrás visto que siempre apostamos por el led. Para que te hagas una idea de lo que supone iluminar con bombillas incandescentes, solo un 10-15% del total de energía eléctrica que se genera al calentar los filamentos pasa a ser luz. El 85-90% restante se desperdicia. Con luces de tipo led, esos porcentajes se invierten (recuerda prestar atención también a la cantidad de lúmenes). Por eso decimos que son eco-friendly.

Si buscas una eficiencia energética aún mayor, ¡todavía te queda algo por saber! Algunas luminarias con sistema led incorporado gozan de una característica extra: la posibilidad de variar la intensidad lumínica según el momento del día. En Decolamp, así como en otras muchas tiendas, reconoceréis estos modelos con el término “dimable”. El precio de una lámpara regulable es un poco mayor, aunque el gasto compensa rápidamente.

Si tienes cierto dominio del inglés, te invitamos a ver este vídeo sobre leds dimables que aclarará todas tus dudas:

 

Déjate guiar por la voz de la experiencia, confía en Decolamp. Más de 30 años de actividad empresarial en el sector nos avalan. Te ayudamos a elegir el producto que más se adapta a tus necesidades de entre las mejores casas del mundo, y siempre con una sonrisa.

Visita nuestra tienda y descubre todo lo que podemos ofrecerte.

A %d blogueros les gusta esto: