10% dto con el código ILOVEDECOLAMP salvo la marca AJP que es descuento directo de 9,95€ utilizando ILOVEAJP
¿Te ayudamos? +34 965 80 49 27
0 elementos English EN German DE Spanish ES
Seleccionar página

La iluminación correcta es aquella que permite al usuario ver y distinguir, sin esfuerzo, cualquier forma, color, relieve u objeto en movimiento; claro está, siempre que no exista alguna dificultad visual que lo impida. Es importante asegurar que todos los espacios en los que nos movemos tienen las condiciones lumínicas óptimas y permiten desarrollar nuestra actividad diaria sin complicaciones. De lo contrario, nuestro cuerpo se resentirá y enviará señales de que algo no va bien, empezando por las emocionales (estrés por falta de concentración) y terminando por las físicas (fatiga visual y jaquecas).

Esta norma no es una excepción en los entornos laborales. De hecho, en ocasiones requiere mucha más atención que en otros ámbitos. Según el puesto, una mala iluminación puede entrañar grandes riesgos a corto plazo para la integridad física del trabajador. Asimismo, se ha demostrado a través de diversos estudios que los empleados sumidos en estados emocionales negativos son mucho menos productivos. Así pues, cualquier empresa que busque el bienestar de los suyos y desee obtener buenos resultados, debe preocuparse por dotar el espacio de trabajo de una visibilidad adecuada.

En 2015, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social reforzó la importancia de este aspecto con Iluminación en el puesto de trabajo, un manual divulgativo que exponía aspectos relacionados con los niveles de iluminación y otros parámetros de relevancia. En base a la normativa vigente (RD 486/1997), exponía una serie de consejos para acondicionar los lugares de trabajo a las necesidades de los trabajadores.

En ocasiones se asocia el concepto de iluminación deficiente solo con falta de claridad o penumbra, pero una luz demasiado intensa, mal enfocada o con una temperatura de color incorrecta también puede perjudicar. En oficinas, por ejemplo, se recomienda elegir una fría (en torno a los 5.000K o 6.000K) y de tipo LED, regulable según el momento del día. Respecto a la cuestión del foco, es importante que la luz venga desde arrriba, que no reflecte y se sitúe por encima de los hombros de la persona: si el trabajador es diestro, se recomienda que la llegue por la izquierda; y si es zurdo, por la derecha. Y si se necesita claridad extra, siempre cabe la opción de instalar un flexo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta el concepto de luminancia o sensación de luminosidad en un espacio concreto. Tal y como explicamos en nuestro post anterior, este se expresa en unidades de lux; esto es, lúmenes entre metros cuadrados. Dependiendo del tipo de espacio laboral, y del sector en el que se desenvuelva la empresa, la cantidad deberá ser mayor o menor.

Déjate guiar por la voz de la experiencia, confía en Decolamp. Más de 30 años de actividad empresarial en el sector nos avalan. Te ayudamos a elegir el producto que más se adapta a tus necesidades de entre las mejores casas del mundo, y siempre con una sonrisa.

Visita nuestra tienda y descubre todo lo que podemos ofrecerte.

 

A %d blogueros les gusta esto: